fbpx
Anotando sobre estado Coach

¿Te gustaría experimentar el estado coach?

En este artículo te pondrás en contacto con el significado de alcanzar el estado coach y conocerás el camino para experimentarlo. 

¿Alguna vez has oído hablar del estado coach?

Si no lo has hecho, aquí te voy a compartir una propuesta que, sin duda alguna, será un aporte fundamental para tu práctica como coach y que también podrás poner en marcha en la vida cotidiana.

Todas las personas, tengamos la profesión que tengamos, estamos expuestas a las presiones y exigencias del mundo que nos rodea.

Resulta inevitable enfrentar uno que otro desafío, y en el caso del coaching o cualquier otra profesión orientada al acompañamiento, resulta clave volver a nuestra presencia y crear un contexto de confianza, amorosidad y calma, a la hora de recibir a otra persona.

Es nuestra responsabilidad generar un espacio seguro y reflexivo para nuestra o nuestro cliente, paciente o coachee, según sea tu caso; pero eso no nos hace inmunes a nuestra humanidad y debemos aprender estrategias para neutralizar las interferencias y lograr ese lugar ideal.  

Te cuento un poco más…

Robert Dilts, uno de los más notables exponentes en el campo de la Programación Neurolingüística (PNL), desarrolló este concepto y propone ejercitarlo para entrar en un estado de flow, de centramiento y presencia, antes de una sesión de coaching.

Él sostiene que el éxito de todas las personas empieza con la mentalidad o mindset (como se conoce más comúnmente en este ámbito de acción). 

Y en este contexto, la palabra COACH, es un acrónimo compuesto de varias palabras en inglés, que describen el estado ideal para afrontar una sesión o cualquier situación desafiante en la vida.  

Es así que, el estado coach implica cultivar estas cinco características

1. Centered (centrada/centrado)

La primera C nos habla de un estado de centramiento, una situación en la que las personas estamos presentes y enraizadas.

Es estar en atención plena con nuestro cuerpo, en el aquí y en el ahora; es poner los pies sobre la tierra y sentir la estabilidad que esta nos brinda. 

El objetivo principal del centramiento es que podamos descansar en la calma y la quietud, nos propone cultivar el optimismo, la alegría, la naturalidad, el enfoque y la claridad. 

2. Open (abierta/abierto)

Esta palabra nos habla de una actitud de apertura, de mantener la mente abierta para lograr ver las cosas de forma distinta, acogiendo diferentes perspectivas. Una mente atenta a las posibilidades y oportunidades.

También, nos habla de la apertura para dar y recibir.

Dice de un cuerpo que permite que tus capacidades y recursos se expresen libremente y se dejen ver a simple vista. Habla del movimiento, la flexibilidad y la autenticidad. 

Es una posición que te permite mostrarte tal como eres, sin importar los criterios, juicios u opiniones ajenas.  

banner-certificado-coaching

3. Aware (alerta, consciente)

Esta tercera palabra es una invitación para permanecer consciente, alerta, despierta, despierto, a lo que sucede dentro de ti y también a tu alrededor, con las personas que te rodean.

4. Connected (conectada, conectado)

Este término es una invitación a recordar que no somos seres aislados, que tenemos una conexión profunda con lo que sucede en nuestro interior y también con todo lo que pasa afuera. 

Nos pide que cultivemos una conexión saludable con todas las formas de inteligencia que poseemos, como pueden ser la mental, la emocional, la somática y la intuitiva.

Es un llamado a que también podamos conectar con aquello que está más allá de nuestros propios bordes, con otras personas, y con todo el mundo en su conjunto.

Nos propone buscar la conexión y experimentar la completud que ya poseemos, solo por el hecho de ser quienes somos.

5. Holding (sosteniendo, acogiendo)

Esta última letra, la H, más que un adjetivo, es un verbo, pues nos convoca a sostener y acoger todas estas cualidades desde un lugar de recursividad, curiosidad y creatividad. 

Es decir, que nos llama a actuar con compasión para con nuestras propias acciones y las de los demás; nos invita a soltar los juicios y la culpa a la hora de observarnos y observar, de escucharnos y escuchar. 

Es estar ahí para ti y para el otro, cuidando del proceso, observando con amor y respeto; apreciando el espacio que han creado conjuntamente. 

En palabras mucho más mundanas, la idea es que puedas incorporar todas estas virtudes, pero, si un día te das cuenta de que no actuaste con mucha apertura o te desconectaste de una conversación, al contrario de acudir a la autoflagelación, acojas ese momento con compasión y lo incorpores como aprendizaje. 

Ahora, de seguro, te estarás preguntando:

Y ¿Cómo puedo cultivar el estado coach?

Hay muchas maneras de cultivar este estado, puedes generar un mantra, hacer una rutina de activación de energía o algún ejercicio de mindfulness (atención plena) para convocar estas características a tu espacio antes de entrar a una sesión.

A continuación te comparto una adaptación del ejercicio propuesto por Robert Dilts, para alcanzar este estado: 

Mujer aprendiendo a meditar

¿Comenzamos?

1. Ponte en una posición cómoda (sentada o de pie), apoya los pies firmemente en el suelo y procura mantener la columna recta, pero sin tensión.

2. Lleva la atención a tu respiración, Respira con calma y llenando por completo tus pulmones, cierra tus ojos suavemente.

3. Enfoca tu atención en las plantas de tus pies, ¿qué sensaciones notas en las plantas de tus pies?, En los talones, En los dedos o, ¿En los empeines? No olvides un solo rincón.

4. Comienza a expandir tu conciencia, incluye la parte inferior de las piernas, los muslos, la pelvis y las caderas; guía tu respiración hacia tu vientre, siente como se infla, toma conciencia del centro de tu vientre y dite: “yo estoy aquí y ahora”.

5. Guía tu conciencia por la columna vertebral, extiéndela hacia todo el vientre, la caja toráxica, los pulmones, el pecho, y concéntrate en el centro del corazón, repite para ti misma, para ti mismo: “me abro a dar y recibir”

6. Continúa el recorrido por tu cuerpo. Pon la atención en tus hombros, la parte superior de los brazos, las muñecas, las manos y los dedos, sube por el cuello y la garganta experimentando cada sensación; siente tu rostro, tu cráneo y tu cerebro; dirige tu conciencia al centro de la cabeza y detrás de tus ojos. Repite internamente: “estoy despierta, estoy alerta y despejada”, “estoy despierto, estoy alerta y despejado” (según sea el caso).  

7. Permaneciendo en contacto con tus sensaciones físicas, tu respiración y los tres centros (vientre, corazón y cabeza), empieza a tomar conciencia del espacio que está delante de ti, detrás de ti, arriba de ti (hasta el cielo), abajo de ti (hasta llegar al centro del planeta) y a cada lado. Ahora repite para ti misma, para ti mismo: “yo estoy lista y conectada”, “yo estoy listo y conectado”.

Y para esos momentos desafiantes, en donde sientas la total desconexión con tu estado coach…

Te dejo un hack que puede ser de mucha utilidad:

1. Conecta con tu respiración. Haz tres respiraciones conscientes y profundas. Sería ideal que puedas hacerlo con los ojos cerrados.

2. Visualízate soltando todos los miedos, las vergüenzas, las culpas, las ataduras y los deseos de controlarlo todo, como si fueran cosas que dejas atrás, o como si las arrojaras en el tacho de la basura. (Crea la imagen que te resulte más efectiva) 

3. Repite la siguiente afirmación: “confío en ti (coloca tu nombre), confío en ti cuerpo, confío en ti intuición, confío en ti inteligencia que me guía, confío en ti. Confío en mí, en mi corazón, en mi valor y en la sabiduría de mis decisiones”. (Nada está escrito en piedra, si se te ocurre ponerle tu toque, será perfecta para ti).

4. Regresa la atención a tu respiración, y vuelve al presente, siente tu cuerpo y tu entorno, respira profundo y abre los ojos.

Sigue practicando, añade a los ejercicios tus propios ingredientes para darles más fuerza. Si quieres, puedes agregarle movimiento a cada uno de los estados y crear una rutina que eleve, no solamente tu práctica profesional, sino también tu día a día.  

¿Como te sientes?

Espero que hayas disfrutado este viaje tanto como yo, que lleves a la acción lo que más te haya gustado y que compartas el ejercicio con quien lo necesite.

Comparte tu experiencia en los comentarios.

Será un gusto leerte. 

Autora:

Cristina Navarrete Landázuri (Cris Del Viento)

Coach ontológico y escritora.

Fundadora de El Refugio del Artista.

Redactora en Axon Training.

AXON TRAINING

Add comment

× ¿Quieres un Ebook gratis?