fbpx
Axon Tips

Lenguaje generativo: El primer paso para cambiar tu vida

“Si puedes soñarlo, puedes hacerlo”. Esta famosa frase de Walt Disney es una mirada a las capacidades del lenguaje generativo. En oposición al lenguaje que describe la realidad aparente y el estado visible de las cosas, el lenguaje generativo es una forma de crear conciencia siendo responsables en vez de ser víctimas.

Como dice el libro El Principito: “lo esencial es invisible a los ojos. Sólo con el corazón se ve bien”.

Esta distinción del coaching nos propone empoderarnos para crear una nueva realidad. Es un lenguaje que abre nuevos caminos y genera posibilidades. Nos invita a pasar del estado actual de vida al estado deseado o ideal.

El lenguaje generativo se vale de declaraciones y compromisos para alcanzar los objetivos propuestos.

Se trata de tener siempre el foco y la dirección hacia la meta pero al mismo tiempo, siendo flexibles, creativos, receptivos para fluir y adaptarse a lo que se presenta en el camino. Si aceptamos con agradecimiento, podremos hacer giro de pensamiento y resignificar lo que sucede.

Muchas personas son condicionadas por el miedo, mientras que otras mejoran lo dado y superan realidades a diario. Tú eliges de qué lado estar.

Somos seres condenados a la libertad. Significa que ser libres es una gracia, una gran bendición, pero el buen uso de la libertad es un entrenamiento obligado y necesario para tener una vida mejor, plena y satisfactoria.

Aquí hay 3 sugerencias para aplicar el lenguaje generativo y potenciar tu día a día

1- Diálogo interno

Mejorar tu diálogo interno también es una actividad recomendada para lograr el desarrollo personal y profesional.

Con buenas conversaciones internas podrás alcanzar el éxito más rápido y de manera sostenible.

No te digas nunca a ti mismo frases como: qué tonto, qué torpe, siempre igual. Este hábito nocivo afecta nuestra autoestima, autoconcepto y rendimiento. Además, si se repite se convierte en una creencia tóxica que nos limita y cierra posibilidades. Si quieres buenos resultados háblate lindo y trátate bien, como si fueras tu mejor amigo, aunque sin caer tampoco en la autocomplacencia o condescendencia. Está bien exigirse un poco pero no demasiado. El justo medio y el equilibrio es lo mejor en todo. La templanza o la moderación es una virtud. Dite cosas bonitas que te potencien para lograr ser tu mejor versión. Cultiva el amor propio y la autoconfianza. Así pronto serás fuerte e invencible.

Una buena técnica es escuchar, escribir o repetir afirmaciones positivas. Las afirmaciones positivas son un método creado por la autora Louis Hay, pionera en el desarrollo personal y libros de autoayuda. Escribió el bestseller “Usted puede sanar su vida”. Hay muchos audios muy buenos de ella en las plataformas audiovisuales.

2 – Hacia superiores y subordinados

Sé humilde, cordial, leal y sincero con tus superiores. Respeta las jerarquías y cuida las formas. Acata órdenes y directivas pero sin sometimiento o sin ser demasiado sumiso. Conserva la dignidad y si no estás de acuerdo en algo por cuestiones éticas o de visión, expresarse respetuosamente y en el momento oportuno usando la comunicación asertiva. La comunicación asertiva es una habilidad muy necesaria para entrenar y desarrollar porque nos permite transmitir nuestros puntos de vista de forma firme pero no agresiva. Posibilita hacernos entender de forma clara, sin rodeos y sin entrar en discusiones. Forma parte de la comunicación no violenta porque es equilibrada: nos habilita a expresar nuestra visión, deseos o sentimientos, con honestidad y respeto, sin menoscabar, ofender o herir al otro o a sus ideas u opiniones.

Muéstrate agradecido y las mejores oportunidades llegarán sin dudas. Acepta lo que escuchas y date tiempo para responder. Genera distancia entre acción y reacción. Es decir, responde en vez de reaccionar. Este es un signo de madurez y sensatez. Aspectos muy valorados en ámbitos laborales y sociales de todo tipo.

Con los subordinados ya sean empleados, hijos o hermanos menores conserva siempre la amabilidad y amorosidad para cultivarlos, guiarlos y regalarles sugerencias útiles. Sé agradable, amoroso y compasivo. Tu experiencia y tu sabiduría o conocimientos acumulados a lo largo de los años pueden ser de gran ayuda para los más jóvenes. Así dejarás tu mejor legado a las siguientes generaciones. Motiva e inspira con tu ejemplo. Porque una persona virtuosa nunca está sola. Cultiva con paciencia y esmero a los menores y a los más jóvenes que tú. De este modo, no sólo sentirás bienestar y entusiasmo por ser útil gracias a tu gentil servicio, también así la bienaventuranza llamará pronto a tu puerta.

3 – Entre pares

Con amigos y colegas sé generoso, amable y fraterno. Pasa de competir a compartir. Sé generoso, evita ser egoísta o egocéntrico. Mantén un diálogo abierto, fluido, sincero. Entabla intercambios afectuosos y no quieras acaparar la atención con monólogos autorreferenciales. Mantén un lenguaje sano y siempre con comentarios positivos y alentadores. Evita la queja, la crítica y los chismes a toda costa. Estos alejan a los buenos amigos y atraen a los falsos que se alimentan de una baja frecuencia. Las personas sanas buscan buena energía. La comunicación sólo es posible entre iguales. Eleva tu frecuencia y atraerás a las mejores personas para tu vida. Evita adular y elogiar por demás o para obtener beneficios egoístas. Sé siempre sincero, auténtico y honesto. Aplica siempre la filosofía ganar/ganar para que todos salgan beneficiados de cada situación y asunto porque si beneficias a los demás, tu vida se enriquecerá y se transformará para bien en todo sentido. Como dice el dicho: “con una mano se da y con la otra se recibe”. Pero nunca ayudes buscando recompensa o retribución. La verdadera forma de colaborar es desinteresada, sin apegos y siempre, desde la sinceridad. Sinceridad significa buscar el propio bien y el de los demás, es decir, abogar por el bien común, el bien de todos.

Si quieres tener buena vida y buena vibra, sigue estas virtudes. Pon en práctica el lenguaje generativo y abandona las palabras densas e hirientes para siempre.

Pronto verás buenos resultados. De veras, vale la pena la transformación. ¡Adelante!

Sofía María Serrano – Coach Ontológico

Jose S.

× ¿Quieres un Ebook gratis?