fbpx
Blog Axon Training

Tres herramientas para mejorar la escucha

¿Siempre terminas [email protected] en conversaciones improductivas y parece que tratas de comunicarte con personas de otro planeta?

Tres herramientas para mejorar la escucha

En este post encontrarás una breve reflexión sobre la escucha activa y genuina. Además te comparto tres (3) herramientas para mejorar tu escucha y por ende tus conversaciones.  

¿Alguna vez te ha pasado que cuando una persona te está hablando sobre algo que de cualquier manera te causa estrés, angustia o que te resulta aburrido dejas de oírla?

Es como si su voz se fuera alejando o como si te empezaras a sumergir en el agua y la escucharas a través de sus ondas.

Luego, no sé después de cuánto tiempo escuchas la temida pregunta:

¿Tú qué opinas?

Escuchar y a la vez comprender, NO es tan fácil de hacer

Y es dónde tu cerebro inmediatamente empieza a buscar en todas sus carpetas de información una respuesta lo suficientemente ambigua como para que tu interlocutor no se dé cuenta de que no escuchaste ni la mitad de lo que te dijo. 

O por el contrario, te despierta del trance el silencio de tu interlocutor que se ha dado cuenta de que no has oído una sola palabra de lo que dijo, y a partir de ello interpreta que no te importa. 

¿Has estado tan embebido en una acalorada discusión, que ya no estás contemplando las palabras de tu ya para ese entonces “adversario” con la intención de reflexionar sobre ellas o de construir un puente, sino que solamente escuchas para responder y defenderte?

O quizá, ¿has estado en una conversación dónde lo único que escuchas es tu propia voz hablándote sobre lo que piensas de la persona que te habla o de cuánto te resuena lo que dice?

Así es como se ven muchas de las conversaciones que tenemos a diario.

Aunque puede ser que, teóricamente, sepamos lo que significa escuchar activa y comprometidamente, lo que a veces ignoramos es con qué estamos verdaderamente comprometidos. 

Entonces, a lo mejor lo que debemos preguntarnos cuando una conversación se nos sale de las manos es:

  • ¿Con qué estoy [email protected]?
  • ¿Estoy [email protected] con defender mi punto de vista a toda costa?
  • ¿Con derrotar al otro y salir triunfante?
  • ¿Me comprometo con el pasado y con las experiencias previas que al respecto del mismo tema he experimentado?
  • O, ¿Estoy [email protected] con no involucrarme “más de lo necesario” y mantenerme al margen de un vínculo “demasiado” profundo?
  • O, ¿de verdad estoy [email protected] con escuchar lo que el otro quiere transmitirme?

Aunque muchas veces entramos en una conversación con la predisposición consciente de escuchar al otro, es muy probable que en el camino afloren otros compromisos que nos lleven a malinterpretar y distorsionar lo dicho y lo escuchado.

Oír vs. escuchar

Para empezar desde el principio, y aunque seguramente lo has escuchado más de una vez, oír y escuchar NO es lo mismo

Oír es sin duda una parte importante de escuchar, que es básicamente la capacidad sensorial de captar los sonidos. 

Sin embargo, escuchar va mucho más allá de la audición misma, es esa capacidad de interpretar, traducir y darle sentido a lo que se dice en un contexto determinado. 

Tomando en cuenta que lo que se dice no son solo los sonidos que emitimos sino también nuestra corporalidad, lo no verbal e incluso lo que no se dice. 

Eso nos lleva a pensar que escuchar es un proceso profundamente complejo que requiere de una serie de interpretaciones. 

Y para ello es indispensable tomar conciencia de que tu interlocutor habla desde un lugar personal, habla desde sus capacidades biológicas, habla desde su identidad, su educación, su cultura e incluso desde su mundo emocional.

Por lo tanto, es muy fácil deducir que tú y yo también escuchamos desde un lugar construido por esos mismos elementos. 

Entonces, si cada uno de nosotros tiene una capacidad única de escuchar al mundo que nos rodea… 

¿Cómo puedo escuchar realmente al otro sin dejar que mis prejuicios y aprendizajes del pasado me precedan? 

Tres herramientas para mejorar la escucha

Pues bien, lo primero que tienes que hacer es comprometerte contigo [email protected] a practicar incansablemente y de manera constante el arte de escuchar de manera genuina y activa.

Y para ello, a continuación te comparto un conjunto de tres (3) herramientas ampliamente usadas en una sesión de coaching, que elevarán todas tus conversaciones, en cualquier ámbito de tu vida, a otro nivel.

UNO. Parafrasea.

Parafrasear no es más que verificar tu escucha mediante el ejercicio de devolverle a la otra persona lo dicho utilizando sus propias palabras, con el objetivo de confirmar si lo que tú escuchaste es efectivamente lo que la otra persona dijo. 

Este no tiene que ser un ejercicio mecánico y tampoco tienes que repetir como un robot cada palabra, solo tienes que procurar captar la esencia, el punto central de lo que dijo y repetirlo utilizando en lo posible su propio lenguaje. 

De esta manera la persona volverá a escucharse, y te confirmará si efectivamente escuchaste lo que dijo o lo interpretaste desde tu mirada.

Así podrán aclararlo antes de que se den los tan afamados “malentendidos”.

DOS. Calla, por favor, calla.

La importancia del silencio ha sido menospreciada incluso al describir el proceso de comunicación de la manera tradicional. 

A veces pensamos que lo más importante del mensaje es lo que se dice, y aunque parezca poesía, en la mayoría de los casos lo más crucial es lo que se calla. 

Es por eso que aquí te propongo darle un giro a tu estilo de conversación. 

Empieza a darle más espacio a los silencios que, al igual que en una composición musical, le darán aire a la conversación.

Escucha en silencio, no escuches para responder sino para comprender.

Si en algún momento de la conversación te está costando mucho trabajo mantener la boca cerrada y podrías decir algo de lo que te vas a arrepentir, toma una respiración profunda, si quieres muerde levemente tu lengua y reflexiona.

Si llegas a la conclusión de que lo que ibas a decir realmente aporta, entonces dilo con tranquilidad y confianza.

Por otro lado, si el que calla es tu interlocutor, respétalo. 

Aprende a convivir con los silencios “incómodos”; así como tú puedes necesitar de un momento de reflexión y desahogo, el otro también está en su derecho de guardar ese silencio.  

TRES. Pregunta.

Aunque parezca obvio preguntar cuando no estamos seguros de algo, no necesariamente lo hacemos a menudo. 

Para realizar preguntas con sentido y que resulten constructivas en cualquier contexto es importante que seas consciente de que no todas las preguntas son buenas preguntas.

¿Recuerdas cuando hablamos del compromiso dentro de una conversación?

Pues bien, antes de hacer una pregunta, asegúrate de que tu compromiso al hacerla esté vinculado con la búsqueda de construir y generar espacios de conversación saludables. 

Si no has entendido algo que la otra persona dijo, no lo interpretes de inmediato, primero pregunta directamente qué es lo que ha querido decir con eso.

Si al contrario la pregunta que tienes en mente responde a una curiosidad personal, cuida de indagar dentro de ti para qué estás haciendo esa pregunta y desde qué lugar la haces. 

¿Es necesaria? ¿Es constructiva? ¿Aportará positivamente a la situación que atraviesas?

Siempre escucha, escucha atenta y genuinamente y luego pregunta. 

Recuerda. Una pregunta puede ser una herramienta muy poderosa, puede construir o destruir dependiendo de cómo y con qué intenciones la usas.

Siempre utiliza estos recursos con responsabilidad y benevolencia.

Ahora disponte a practicar la escucha, el silencio, las sabias preguntas y asegúrate de promover conversaciones que construyan. 

Comparte tu experiencia al aplicar las herramientas en tu día a día. De verdad anhelo que te sean útiles.   

Comenta. Espero leerte pronto.

Autora:
Cristina Navarrete Landázuri(Cris Del Viento)
Coach ontológico y escritora.
Redactora en Axon Training.

Axon Training

Agrega tú comentario

  • Muy buenos consejos…aún q a mí me resulta muy difícil comprender cuando minoareja calla necesito respuestas y no las da ….me enfurece por q siento q no está aquí y ahora y q todo evade me molesta mucho….es algo q tengo q trascender…

    • Hola Graciela:

      Gracias por compartir tus desafíos. Espero que las herramientas que aquí te propongo te ayuden a trascender esas dificultades que has encontrado en la comunicación con tu pareja, y que todo vaya mejorando.

      Un abrazo.