fbpx
Blog Axon Training

Lápiz y papel

¿Quieres conocer sobre la escritura terapéutica y sus posibles aplicaciones en tu vida y en tu práctica como coach?

Aquí te comparto no solo una breve aproximación al concepto sino también un ejercicio que evidencia el poder y la profundidad de esta herramienta.

Dos herramientas indispensables para salir de la confusión emocional y no morir en el intento.

La escritura me salvó la vida.

A lo mejor te parecerá que esta declaración es algo exagerada. Sin embargo, puedo decir a ciencia cierta que la escritura salvó mi vida y lo sigue haciendo.

La escritura terapéutica, creativa e incluso académica han resultado un salvavidas en los momentos más duros de mi vida.

Sin duda alguna, escribir me brinda desahogo, alivio, aprendizaje, autodescubrimiento y mucho más.

Entonces, como no podía ser de otra manera, hoy es parte de mi práctica diaria tanto personal como profesional.

Para efectos de este texto te invito a indagar en el valor de la escritura terapéutica como herramienta no solo de enriquecimiento para tu práctica de coaching sino también para tu vida personal.

escritura

La escritura terapéutica, a breves rasgos, es un método utilizado en primera instancia por psicólogos y terapeutas para apoyar en su proceso personal a aquellos pacientes que sufren de algún trauma u otros desórdenes emocionales y mentales.

Sin embargo, otros profesionales de la salud y el desarrollo humano como, por ejemplo: coaches, counselors y trabajadores sociales lo utilizan también en sus prácticas, pues es una herramienta extraordinaria para hacer conscientes los pensamientos y sentimientos, brinda claridad y ayuda a entender y procesar la vida emocional.

Los beneficios demostrados de esta herramienta son innumerables, sin embargo, aquí te comparto algunos de los principales:

  • Mejora el estado de ánimo y la memoria.
  • Motiva a la persona a tomar pasos positivos en su vida.
  • En algunos casos reduce los síntomas de enfermedades crónicas.
  • Disminuye los procesos de angustia y confusión.
  • Permite organizar las ideas y tomar decisiones desde un lugar de claridad.
  • Favorece la sincronía de los dos hemisferios cerebrales.
  • Reduce el estrés y como consecuencia fortalece el sistema inmunológico.

Hasta aquí espero haber sido lo suficientemente convincente como para que te intereses por conocer cuál es la mejor manera de incluir a la escritura terapéutica en tu vida.

Incorpora la escritura terapéutica en tu práctica de coaching.

Si decides que la escritura puede ser una herramienta que le agregue valor a tu práctica entonces prepárate para llevar tu propio diario.

Es importante que empieces por casa.

Tu propio diario o bitácora no solo te ayudará a entender el proceso por el que atraviesa tu cliente, sino que también te traerá bienestar personal y aportará a tu práctica profesional.

“¿Cómo aportará a mi práctica profesional?”

Vamos a ello.

Imagina que invitas a tu cliente a llevar un diario para resaltar sus hitos y metas logradas, y tú también documentas su desarrollo y crecimiento desde tu mirada.

Y con esas acciones no solo logras acompañar desde un lugar más cercano a tu cliente, sino que obtienes información tan valiosa de su proceso que incluso puedes regresar a ella cuando estés trabajando con otras personas y encontrar nuevas y mejores herramientas.

“¿Y en mi vida personal?”

Además de los comprobados beneficios de los que ya te hablé en las primeras líneas de este artículo:

Recuerda. Tú eres un ser humano acompañando a otro ser humano. Y por lo tanto también tienes tus propios sentimientos, pensamientos, creencias y valores.

Entonces, existen casos en los que por alguna razón no podemos ser del todo objetivos, nos sentimos desafiados o incluso incómodos con algún cliente en particular, es en esos casos cuando es oportuno utilizar el proceso de la escritura terapéutica para descubrir cuáles son esos problemas y darles una solución.

Escribir acerca de las dificultades te puede dar un insight sobre asuntos que tienes por resolver y además ayuda a incrementar la empatía con tus clientes. 

El proceso de escribir como coach o counselor, también tiene la función de mantenerte al tanto de en dónde se encuentran tus clientes en el camino.

En este caso no solo alrededor de los hitos y metas que le trajeron hasta ti, sino en esos pequeños grandes detalles para tu cliente que pueden ser difíciles de recordar, al menos si cuentas con muchas personas en tu lista.

Es así que, en espacios tan sensibles como los que manejamos es importante recordar detalles como su preferencia por un deporte, su hobby favorito o cuántos hijos tiene, pues esto generalmente le da a tu cliente la medida de cuán comprometida, cuán comprometido, estás con su proceso.

Es por eso por lo que quiero proponerte que empieces a practicar un poderoso ejercicio de auto indagación para que evalúes los resultados de la herramienta en tu propia vida.

¿Te da sentido?

Si estás entusiasmada, entusiasmado con la propuesta sé que va a ser de gran valor para ti y te va a brindar no solo claridad sino mucho alivio emocional.

¿Me acompañas a practicarlo?

escritura

Los 4 pasos de la Carta del Desahogo.

Esta herramienta es útil cuando el cliente llega a la sesión con una emoción atravesada sobre una situación en particular, en un estado de confusión.

Es un ejercicio perfecto para hacer esa catarsis previa a encontrar la mirada de posibilidad frente a un desafío.

Si decides probarlo pregúntate:

¿Tengo una emoción atravesada en el pecho que no me deja respirar?

¿Hay un conflicto no resuelto que quisiera liberar?

¿Hay algo que no me perdono y me impide avanzar?

PASO UNO. Elige el destinatario

Una vez que hayas respondido a las preguntas, es momento de definir quién será el destinatario de tu misiva.

Recuerda. Puede ser cualquier persona o situación con la que tengas algo pendiente, incluyéndote a ti.

Es importante que escribas a mano, esto permitirá que haya una sincronización entre el cuerpo, la emoción y el lenguaje.

PASO DOS. Deja salir la avalancha de emociones.

Escribe el párrafo o párrafos que consideres necesarios para dejar salir todo lo que tengas represado con respecto a la situación en particular.

Cuéntale a esa persona o situación cómo ves lo sucedido, las emociones que te provoca.

Dile lo que te molesta, lo que te causa ira o tristeza, tus miedos, todo.

Sácalo fuera.

escritura

PASO TRES. Revisa tus propias acciones.

Luego de los párrafos del desahogo, sigue escribiendo.

Reflexiona sobre lo sucedido y escribe sobre tu posición en la situación o conflicto:

¿Dijiste algo que no sentías?

¿Pudiste reaccionar de otra manera ante la situación?

¿Qué habrías hecho diferente con la sabiduría del presente?

PASO CUATRO. Para el cierre.

Revisa lo que has escrito hasta ahora.

¿Queda algo pendiente?

Si no, concluye la carta con una despedida que te alivie, un cierre que contemple al menos un aprendizaje que te haya dejado la experiencia vivida.

Al final puedes guardar o romper la carta, lo que a ti te dé sentido.

Vuelve a este ejercicio, cuantas veces sean necesarias hasta que sientas que el asunto está superado, que tienes claridad y sientes alivio al respecto.

Nota importante

Es indispensable que como profesionales solo trabajemos en el proceso de la escritura terapéutica aquellos asuntos que estemos preparados para abordar o intervenir.

Recuerda que esta herramienta puede despertar emociones difíciles o experiencias traumáticas, y debes prepararte para abordarlas además de contar con profesionales de otras disciplinas a los que puedas remitir cualquier situación que esté fuera de los límites de tu ejercicio profesional.

Espero que hayas disfrutado del contenido.

Te aseguro que aplicar este breve ejercicio puede abrir nuevas puertas de oportunidad donde parece haber solo confusión y oscuridad.

Comenta tu experiencia con la carta del desahogo, me encantará saber tu historia.

Autora:
Cristina Navarrete Landázuri (Cris del viento)
Coach ontológico y Escritora 
Redactora en Axon Training.

Axon Training

Somos el Instituto número Uno en formación e-learning de Coaching Ontológico en habla Hispana.

Agrega tú comentario

  • Buenas Cristina, al leer este blog me a traído recuerdos de adolescente, cuando era inexperta en muchos aspectos y hoy leyendo me doy cuenta que aplicaba esta técnica sin siquiera conocerla, escribía cartas….’de despedida’ según mi intención, pero luego me sentía tan liberada y tranquila, sentía que cerraba una pagina y eso me hacia seguir luchando. Al leer la nota la verdad me ha dado ganas de volver a ponerlo en practica, hora si con mas herramientas y enfoque tal vez. Gracias …..

    • Hola Karina.

      Gracias por tu compartir. Siento que estas herramientas son parte de nuestra sabiduría ancestral y que están ahí escondiditas esperando a que las pongamos en marcha para sanar nuestros dolores y aminorar nuestras cargas.

      Me encanta saber que también has experimentado el poder de la escritura. Y más aún me emociona que estas breves letras te hayan devuelto las ganas de ponerlo en práctica.

  • Bueno esta dinamica me lleva a refleccionar sobre una situacion en especial en mi vida. Redactarle una carta a un ser querido que hoy no esta,,ayudo a liberarme de la angustia
    De no poder despedirlo en su viaje y a descomprimir de mi pecho esa emocion contenida , eso me sucedio de muy joven ,sin saber canalizar ni expresar ese fuerte dolor de una ausencia, Esta dinamica me parecio muy buena .El papel y el lapiz hizo conectarme a los tres estados, el emocional el corporal y el linguistico. Y aunque esa emocion permazca en mi, expresarlas en una carta me ayudo a darle un cierre , una despedida.
    El perdonar, nos libera , el no resistir nos abre posibilidades nuevas.

    • Mil gracias Pablo por este compartir tan profundo.

      Me siento honrada como autora y como parte de este hermoso espacio ontológico por esa confianza que depositas al contarnos tu experiencia.

      La escritura sin duda es liberadora y espero que siga acompañándote en un camino de posibilidades.

      Un abrazo.

  • Me encantó, hace días me rondaba en la cabeza algo así como la escritura emocional ( ahora puedo denominarla terapéutica) como herramienta de nuestros procesos de acompañamiento, ideal para planificar un curso

  • Gracias de nuevo, Cristina, por esta puerta que – al abrise – ventila la casa de del corazón. Al menos eso es lo que he vivido varias veces al volcar en el papel, ciertos torrenters o aguas estancadas. Estos cuatro pasos (nuevos para mi) me resultan práctiicos; una herramienta, un método que ayuda, en especial en momentos de tormenta. Gracias de nuevo.

    PD: Me ha resultado muy favorable, tanto para desahogarme de angustias como de sentimientos fuertes, anhelos grandes desbordantes.

    • Gracias a ti Sergio.

      No puedo más que decir que tu comentario me deja con una sonrisa en el alma. Es una gran alegría saber que este breve artículo, que ha sido escrito con el corazón, pueda acompañar de manera tan profunda a otro ser humano.

      Gracias por compartir estas palabras.