fbpx
Ideas de nombres para tu emprendimiento de coaching

Emprendimiento de Coaching:¿Cómo encontrar el nombre ideal?

En este artículo encontrarás 6 pasos que te ayudarán a elegir el nombre perfecto para tu emprendimiento de coaching.

El lenguaje que utilizamos para comunicarnos con el mundo que nos rodea y con nuestro mundo interior tiene mucho poder e incluso para el nombre de tu negocio de coaching. Cada palabra que decimos es capaz de transformar nuestras vidas y las de los demás.

Es por eso que debemos poner atención a lo que decimos, las palabras que usamos, pues estas tienen la capacidad de edificar o destruir, de atraer o repeler, de dañar o reparar.

Por eso, nombrar a tu práctica, emprendimiento o negocio de coaching, no es una tarea menor.

Para embarcarte en esta misión debes tener en mente que, más que el nombre en sí mismo, lo más importante es la calidad del servicio que ofreces.

Además, debes prepararte para identificar lo que te hace diferente, para romper las reglas, salirte del molde, pensar creativamente y abrazar tu identidad, así como la diversidad que encontrarás entre tus clientes.

Una de las primeras cosas que quiero proponerte antes de empezar este viaje es que le pierdas el miedo a las palabras: negocio, empresa o cualquiera de sus sinónimos.

Generalmente, en el mundo del acompañamiento, del desarrollo personal y de la salud mental, nos da un vuelco en el estómago cuando tenemos que calificar a nuestra práctica como un servicio o una empresa.

Te cuento un poco más…

Nos cuesta (lo digo porque me ha pasado) mirar a nuestra profesión como algo de lo que se pueda obtener el ingreso económico suficiente para vivir de ello y prosperar.

Sé que hablar de la palabra negocio o empresa también puede ejercer mucha presión, pues parecería ser algo mucho más desafiante que “simplemente” nuestra práctica profesional diaria, pero si queremos tomarnos en serio la idea de crecer y llegar a más personas, debemos aceptar el reto.

Aunque ponerle el nombre a tu negocio parecería una pequeña parte de todo lo que implica emprender, a menudo nos causa ansiedad y ocupa mucho de nuestro tiempo, pues elegir un nombre va más allá de una marca, se trata de crear una identidad con la que las personas a las que queremos llegar resuenen, que sea un símbolo de confianza. 

De ahí que, encontrar la idea perfecta para el nombre de nuestro negocio de coaching no siempre es un proceso rápido para todas las personas.

Claro que puede haber aquel que despierta a la mitad de la noche con el nombre de sus sueños y todo queda resuelto en un parpadeo; pero habrá muchas personas que necesiten tomarse su tiempo.

Entonces, si eres de esas personas que aún no han recibido esa iluminación instantánea y andas buscando una herramienta para acelerar y facilitar el proceso de ponerle un nombre a tu práctica de coaching, estás en el lugar indicado. 

Empecemos…

Mujer pensando en nombres creativos para coaching
Mujer pensando en nombres creativos para coaching

¿Cuáles son los tipos de nombres que puedes utilizar para tu emprendimiento de coaching?

En esta ocasión te comparto 4 categorías de nombres para tu consideración.

1. Literales

A veces la forma más sencilla de nombrar a tu emprendimiento de coaching es tu nombre, tu marca personal.

Considera a esta posibilidad como tu primera opción si ya tienes una trayectoria establecida en el campo en el que quieres incursionar. 

Esta opción, también suele ser útil cuando tienes la intención de expandir tus horizontes sin necesidad de aferrarte a un solo campo de acción. Llevarás tu prestigio a donde quiera que vayas y simplemente podrás seguir siendo tú misma, tú mismo. 

Además, al incluir en tu nombre la palabra coach, la haces parte de tu identidad, si eso es lo que quieres.

Y si estás pensando en crear una página web o tus perfiles profesionales en redes sociales, sin duda alguna, podrás comprar más fácilmente un dominio con tu nombre y no tendrás mucho que pensar para colocar tu firma en redes sociales.

Antes de decidirte por esta opción te recomiendo considerar lo siguiente:

Si por casualidad tienes un homónimo en el mismo rubro (cosa que sería muy rara), tus posibles clientes podrían confundirse.

Tu propio nombre no es descriptivo, no les dejará saber a las personas qué es lo que haces, no sabrán si eres un coach de vida, empresarial o deportivo.

Vincular tu marca personal al coaching, puede ser un impedimento futuro para incursionar en nichos diferentes de mercado que se alejen de esta rama. 

2. Descriptivos

Como su nombre lo indica, este tipo de nombres describen lo que haces, le dan a las personas una visión clara de los alcances de tu trabajo, a lo que te dedicas.

El colocar un nombre descriptivo permite que tu marca se afiance en el mercado y te distingue de la competencia.

Sé que parece una solución muy simple para nombrar a tu negocio, sin embargo, a veces las soluciones más simples son las más efectivas. 

3. Referenciales

Esta clase de nombres tienen que ver con la historia detrás de tu empredimiento de coaching, es como un mantra que te recuerda lo que quieres lograr, un ancla con tu misión, una motivación. 

Aunque al principio el significado solo exista para ti, pronto tus clientes le irán poniendo su propio significado, al conectar con la historia detrás del nombre. 

Incluso, puede ser que otras personas hayan atravesado caminos similares a los tuyos y que tu nombre les dé sentido, sin siquiera conocer tu historia.

Para colocar este tipo de nombre debes estar dispuesta, dispuesto, a contar la historia que está detrás. 

Banner-BLOG-Re-lanzamiento

4. Abstractos

A veces un nombre simplemente es eso, un nombre, una palabra o palabras que suenan bien, que riman, que evocan alguna emoción; es efectivamente eso, una abstracción de algo que engloba el concepto original.

A veces, esta categoría también incluye a los neologismos, que no son más que palabras que pueden surgir de la mezcla de dos o más palabras en un mismo idioma.

Estos también pueden nacer de la mezcla de palabras en diferentes lenguajes e inclusive pueden ser una pura invención tuya.

Ahora que ya tienes una primera aproximación a esto de los nombres, seguro estás alistando papel y lápiz para pasar a la acción, en la búsqueda de ese tan anhelado nombre para tu emprendimiento de coaching.

Sin más preámbulos, vamos a ello…

Ejercicio de 6 pasos para elegir el nombre ideal para tu emprendimiento de coaching

1. Clarifica tus motivaciones y valores.

Lo primero que tienes que lograr a la hora de elegir un nombre es la claridad, preguntarte sobre tus propios valores y sobre lo que quieres transmitir a través de tu marca. 

  • ¿Qué te distingue de los demás coaches?
  • ¿Qué hace especial tu servicio?
  • ¿Cuál es tu motivación?
  • ¿Para qué quieres construirlo en primera instancia?

Debes tener una claridad cristalina sobre tus valores, acerca de lo que harás o haces y con relación a cómo quieres servir a los demás. 

Haz una lista de todos los valores que no debes perder de vista, y otra que contenga una descripción objetiva de lo que haces o harás en tu práctica de coaching.

2. Conecta con tu historia para tu emprendimiento de coaching.

Toma tu historia personal o la historia de cómo nació tu emprendimiento de coaching y empieza a imaginarla como si fuera una aventura épica; escríbela.

  • ¿Cómo empieza?
  • ¿Cuáles han sido los momentos decisivos?
  • ¿Con qué obstáculos te has encontrado en el camino?
  • ¿Quiénes son los personajes clave de la historia?
  • ¿Qué lecciones has aprendido durante el viaje?

Escribe lo que venga a tu mente y una vez que hayas terminado, vuelve a leer tu relato. ¿Qué notas?

¿Hay algún elemento de esta historia que quisieras incluir en la identidad de tu marca? 

Recoge tus hallazgos, esta exploración irá despertando tu proceso creativo. 

3. Observa las emociones que te genera tu emprendimiento de coaching.

Reflexiona sobre tus sentimientos, deseos y expectativas alrededor de este espacio al que quieres nombrar. 

  • ¿Cómo quieres sentirte tú, en relación con tu práctica?
  • ¿Cómo quieres que se sientan tus clientes al terminar el proceso?
  • ¿Qué es lo que quieres que recuerden de tu práctica profesional?
  • ¿Cómo quieres que describan tu estilo de coaching?

Escríbelo todo, palabras que son importantes para tu historia, otras que describan tu modelo de coaching, los resultados esperados e incluso, esa palabra que viene sin ser invitada y no puedes sacar de tu cabeza.

Hombre armando lista de nombres para su emprendimiento

4. Combina palabras.

Después del trabajo realizado en los pasos anteriores, seguramente, contarás con una amplia lista de palabras que al ser combinadas podrían convertirse en ideas poderosas para nombrar a tu naciente emprendimiento de coaching.

Haz una nueva lista combinando las palabras que fuiste encontrando, como quien hace una lluvia de ideas, sin exigencias ni expectativas, dejando volar tu imaginación. 

Ya verás que en cuanto actives tu vena creativa las combinaciones vendrán más naturales.

5.  Investiga el mercado del negocio del coaching.

Una vez que tengas tu lista de potenciales nombres, haz una búsqueda minuciosa de posibles coincidencias con los nombres que has pensado. 

Ve depurando tu lista.

Asegúrate de que no nombrarás a tu empresa como otra ya existente, y mucho menos vincularás tu concepto con algún tipo de movimiento o situación del pasado que resulte contraria a tus valores.  

Evita dejarte seducir por las tendencias y la jerga popular del momento, si quieres que tu marca perdure, debes enfocarte en algo que hable de ella sin importar el tiempo que pase. 

Durante tu investigación ten presente el perfil de tu cliente ideal, y por supuesto, deja espacio para escalar y poder ampliar tus horizontes.

No pienses solamente en lo que quieres hoy, si no en dónde quieres estar mañana, en 5 años o en 10.

6. Reduce tus opciones.

Una vez que cuentes con una lista más acotada de posibilidades, pasa cada una de ellas por este cuestionario.

  • ¿Es este un nombre corto y/o claro? (siempre prioriza claro sobre ingenioso; si puede ser las dos cosas a la vez, ¡genial!)
  • ¿Es fácil de pronunciar y deletrear?
  • ¿Resulta fácil de recordar? (¿Es memorable y pegajoso?)
  • ¿Resuena con tu identidad?
  • ¿Crees que vas a seguir amando este nombre en 10 años?

¿Cómo te fue con los filtros? ¿Ya encontraste el nombre ideal? 

Estoy segura de que, por lo menos, ya tienes una lista de ganadores.

Ahora ya solo es cuestión de que te decidas, tal vez quieras contarle a otros sobre tu viaje, mostrarles tu lista para que voten por el que más les gusta; si esto resuena contigo, hazlo, de lo contrario, haz lo que dicta tu corazón. 

No te demores mucho, sigue tu intuición y empieza tu camino como coach profesional.

Espero que hayas disfrutado el recorrido, que pongas en marcha el ejercicio y sobre todo que logres encontrar ese nombre perfecto para ti.

Comenta. Comparte en la comunidad tu experiencia con este proceso.

Será genial leerte.

Autora:

Cristina Navarrete Landázuri (Cris Del Viento)

Coach ontológico y escritora.

Fundadora de El Refugio del Artista.

Redactora en Axon Training.

AXON TRAINING

Add comment

× ¿Quieres un Ebook gratis?