fbpx
Blog Axon Training

¿No puedes controlar tus emociones? 7 técnicas que te funcionarán

¡Traga sapos y vomitarás dragones! Expresar nuestras emociones y sentimientos es necesario para una buena salud física y mental, incluso Freud nos alertó de los peligros de callar los sentimientos diciendo: “Las emociones reprimidas nunca mueren. Están enterradas vivas y saldrán a la luz de la peor manera”.

Guardar tus emociones sólo hará que se vuelvan tóxicas y que exploten en cualquier momento. No obstante, el desahogo emocional sin límites puede poner en riesgo nuestras relaciones al manifestar conductas que pueden hacer daño a los demás y a nosotros mismos.

¿Por qué es tan importante identificar, entender y controlar nuestras emociones?

La respuesta es muy sencilla: porque todo lo que ocurre en la vida de un ser humano está ligado a sus decisiones y esas decisiones se toman según las emociones que tengamos.

La falta de control sobre nuestras emociones nos lleva a tomar decisiones apresuradas.

La mayoría de los  problemas del día a día son fruto de una mala gestión emocional, sin embargo desde niños nos enseñan que no debemos llorar ni enfadarnos, como resultado muchos adultos jamás han aprendido a gestionar asertivamente sus emociones ¡Rompe con esas creencias limitantes!

¡Hazlas tus aliadas!

Hablar sobre cómo nos sentimos o cómo los demás nos hacen sentir, es una habilidad que nos permitirá desarrollar relaciones interpersonales más maduras y auténticas, nos ayudará a establecer límites saludables y además ¡incrementa nuestro valor en el mercado laboral!

Así es, un estudio realizado por la consultora Wonderlic en el 2016,  señala que 93% de los empleadores consideran muy importante desarrollar habilidades blandas como la inteligencia emocional ya que el hacernos responsables de las emociones que tenemos, nos predispone a una mejor respuesta ante situaciones que pueden presentarse en el trabajo, como: toma de decisiones, resolución de conflictos, crisis, cumplimiento de objetivos y fechas límite o temporadas de alta demanda.

Aprende-coaching-prueba-7-dias-gratis

Atención a las señales

Estar consciente de aquellas situaciones que gatillan las emociones es una información necesaria para idear un plan y aprovechar las emociones para abrir posibilidades. Las emociones son la última línea de defensa entre nosotros, la vida y sus diferentes caminos, son una respuesta biológica disparada por la amígdala varían con mucha facilidad, nos influyen y en muchas ocasiones pueden convertirse en un estado de ánimo.

¡Observa de cerca tus emociones!

La clave es detectar las señales que te indican que vas camino de no poder dominar tus emociones, estas pueden ser muy diversas, y en general se manifiestan por cambios en la corporalidad: un nudo en la garganta, un dolor de estómago, aceleración de la respiración y el ritmo cardíaco, sudores,  subida de la temperatura corporal, lágrimas, entre otros. Identificarlas te puede ayudar a actuar antes y detener o retrasar el proceso.

Entonces,  ¿qué hacer para controlarlas y no fallar en el intento?

Con estas técnicas marcarás un antes y un después en la gestión de tus emociones:

1. La técnica de la distracción

Consiste en centrar tu atención en algo concreto para desvincularse de la emoción, como cuando calmas a un niño que no para de llorar preguntando: ¿Has visto el muñeco? Es simple, pero funciona.

2. Distánciate de la situación que dispara la emoción

Como ya vimos, no se trata de suprimir tus emociones ¡Aléjate si puedes! Evita esas situaciones (o personas) que te hacen perder los estribos, pregúntate: ¿Qué quieres que pase? y diseña acciones para lograr tus objetivos.

3. Expresa tus sentimientos de una forma directa y asertiva

Habla con honestidad de cómo te hace sentir determinada situación, presta atención a los hechos concretos, no te dejes llevar por malas interpretaciones.

4. Habla en primera persona

Sin culpar ni menospreciar a otros, sé protagonista de tu vida y responsable de tus sentimientos, cuando dices: “yo no te importo” o “me haces enojar” estás hablando desde un lugar de víctima.

5. ¡Azúcar!  

A medida que te expones a situaciones de tensión emocional tu autocontrol se va gastando, de hecho se ha demostrado  que mantener el control consume glucosa ¡como cuando haces ejercicio! por lo tanto una bebida rica en azúcares puede ayudarte a recuperar tu autocontrol.

6. Medita habitualmente

Meditar de forma regular respirando correctamente, puede reducir la intensidad de las emociones cuando éstas aparecen, ya que se ha comprobado que la meditación a largo plazo disminuye la activación de la amígdala.

7. ¡No te engañes!

Analiza la verdadera razón de tus sentimientos para que puedas tratar la causa. Por ejemplo, a veces  mostramos ira hacia una persona cuando en realidad estamos dolidos o con miedo.

¿Cómo volverse un experto?

“Cuando no podemos cambiar la situación a la que nos enfrentamos, el reto consiste en cambiarnos a nosotros mismos”.

-Viktor Frankl-

La autorregulación de las emociones requiere de un cambio de “ observador”,  es necesario hacer la distinción entre la emoción y la acción resultante y preguntarnos: ¿Quienes somos cuando habitamos una emoción? y si esa forma de “ser” nos está abriendo posibilidades.

Regular significa buscar la medida conveniente, no podemos no tener emociones, “La idea de una mente racional independiente de las emociones es falsa” somos una conjunción entre emoción, cuerpo y lenguaje.


En conclusión, no hay emociones buenas ni malas, todas las emociones son necesarias, cada una expresa una vivencia distinta, la clave está en cómo  expresarlas, regularlas y ponerlas a trabajar en función de alcanzar nuestra Realidad Ideal.

¿Quieres alcanzar tu  independencia emocional y mejorar tus relaciones? Te esperamos en Axon Training, ¡Contáctanos y empieza a  desarrollar tu verdadero potencial!.

prueba-gratis-7-dias

Agrega tú comentario

Usuarios en Línea

9 Users en línea