fbpx
Blog Axon Training

Genera confianza desde la conversación de Coaching

La confianza es un fenómeno profundamente humano. Somos de confianza para otros cuando hemos logrado construirnos junto al otro, en una danza compartida en la que entregamos y recibimos, respetamos y nos respetaron, validamos al otro y el otro nos validó.

A la confianza, cada uno llega con lo que tiene: su cultura, sus elecciones vitales, lo que conoce y lo que no sabe, sus valores. Y desde la apertura, pone todo esto a disposición de otro para construir juntos un vínculo que los proyecta a un nuevo nivel en la relación. Una relación así cimienta sentimientos tan profundos como el amor y la amistad. 

¿Y en la conversación de Coaching?

La conversación de coaching es un espacio privilegiado para construir confianza y también para revisar cómo estamos siendo -coach y cliente- frente a esta dimensión humana.

La conversación ontológica es una invitación al trabajo de la confianza, esa que paredes afuera de nuestras salas se observa vapuleada, muchas veces traicionada o herida. El espacio de la conversación, por tanto, se presenta como el lugar por excelencia para recuperarla, reconstruirla, fortalecerla y fortalecernos desde allí.

La confianza es mucho más que una de las competencias que los coaches debemos atender y desarrollar. Es una enorme posibilidad de crecimiento personal en el servicio a los otros.

Desde el coaching ofrecemos este tesoro en un espacio seguro en el que nuestros clientes pueden expresarse y ser validados sin prejuicios. Somos esencialmente una oferta de confianza.

Construir la confianza

Los minutos iniciales de la conversación ontológica nos disponen a generar el contexto necesario para que la confianza surja.

En cada sesión, la antesala del acuerdo nos invita a la calidez desde el lenguaje, al genuino interés por quien está allí en frente, al registro atento de su corporalidad y sus emociones.

En cada encuentro, la confianza se va consolidando con nuestras actitudes éticas como coaches, con nuestro compromiso con el desarrollo del cliente y con nuestra escucha plena.

Despertar la confianza, lograr que ese cliente que hoy estamos acompañando se manifieste de manera cómoda, es un regalo que recibimos como coaches cada vez que esto sucede.

En el cierre de la conversación, habitamos la confianza desde el reconocimiento de lo que el cliente ha logrado, desde la convicción en el proceso y desde el registro de nuestro propio desempeño como coaches. 

Nadie puede generar confianza en otro si antes no confía en sí mismo.

Como coaches, tenemos un trabajo interior que realizar para confiar en nosotros mismos, en nuestros recursos y saberes. También para confiar en que somos capaces de reconocer, aquello que no sabemos o no podemos.

Confiar en nuestra capacidad de declarar nuestros “no sé” y confiar en que podemos compartirlos sin que eso menoscabe nuestro valor.

Miremos nuestras conversaciones de coaching como el espacio seguro, el espacio en el que podemos construir con otros dejando atrás miedos y recelos, el espacio para diseñar futuros y coordinar acciones desde la plenitud del ser.

Por Alejandra Schiavoni
Lic. en Comunicación-Coach Ontológica
Mentora de mujeres emprendedoras

Axon Training

Somos el Instituto número Uno en formación e-learning de Coaching Ontológico en habla Hispana.

Agrega tú comentario