fbpx
Axon Tips
afrontar la pérdida

Cómo afrontar la pérdida y el duelo de manera saludable

¿Quisieras conocer algunas recomendaciones para acompañar y acompañarte a afrontar la pérdida y atravesar el duelo?

En este artículo encontrarás una breve y nutrida reseña sobre el tema, además de algunas pautas y consejos clave para hacerle frente de manera saludable.

Cuando perdemos a un ser querido, el sufrimiento emocional puede resultar abrumador. Y, es muy posible que experimentes todo tipo de emociones incómodas, debilitantes, difíciles e inesperadas.

afrontar la pérdida

Es común que te sientas conmosionad@, furios@, incrédul@, culpable, y profundamente triste, y que estas emociones fluctúen durante el día, e incluso a veces se alternen con momentos de paz y alegría, provocados por la evocación de un recuerdo halagador.

Este profundo dolor también puede alterar tu salud física, haciéndote difícil dormir, comer o incluso pensar con claridad.

No te asustes

Estas reacciones son normales, y cuanto más significativa sea la pérdida, es muy probable que tu dolor sea más intenso.

Desde mi mirada, enfrentarse a la pérdida de un ser querido es uno de los mayores desafíos que nos pone la vida, y es por esa razón que, probablemente, tanto tú como yo asociemos este proceso de duelo con la muerte de un ser querido y principalmente humano.

Sin embargo, también puede producirse como una reacción a cualquier pérdida de algo o alguien que sea relevante para nosotr@s.

Es muy probable que hayas sentido, en mayor o menor medida, estas mismas reacciones emocionales y de comportamiento, si has tenido que enfrentar la muerte de un animalito o una planta que ha formado parte de tu familia, un divorcio, la ruptura de una relación, el fin de una amistad, la pérdida de tu salud, del trabajo, de tu estabilidad financiera, si has tenido que migrar, no has podido hacer un sueño realidad o has vivido un evento traumático y violento en tu vida, que te arrebató la seguridad.

Las razones son infinitas, pues dependen de aquellas cosas y personas que son realmente importantes para tu experiencia vital.

Por ello, cualquiera que sea tu pérdida, no te avergüences de cómo te sientes, no minimices tu dolor, ni permitas que te hagan creer que existe un listado aprobado de las pérdidas por las que es permitido lamentarse, llorar o sentir.

Si la persona, el animal, la relación o la situación eran significativos para ti, es normal que sufras la pérdida que estás experimentando.

Hazte de oídos sordos

No escuches a la gente que, desde su ignorancia o desde sus aprendizajes culturales y sociales, te dice constantemente…

¡Ya supéralo!

¡Ya deberías haberlo superado!

¡Sigue adelante!

¡Tienes que ser fuerte! (para otr@s, porque eres hombre, porque eres madre, etcétera, etcétera)

¡Llorar es de cobardes!

Y si aquello por lo que te afliges no es “tan grave” según su juicio…

¡Ya deja de sufrir por tonterías!

¡Era solo un perro! ¡Era solo un árbol!

¡Es solo dinero!

Pues, sea cual sea la causa de tu duelo, es válida.

afrontar la pérdida

Lo que es inadmisible es que ignores lo que te pasa, y que lo ocultes bajo la alfombra, pues si un resfriado mal curado puede causar neumonía, imagínate lo que es capaz de hacer un duelo no procesado.

Es por eso por lo que hoy, quiero compartir contigo tres consejos para afrontar el duelo de manera saludable, y que con el tiempo puedas aliviar esa tristeza, aceptar tu pérdida, encontrar nuevos significados y seguir en tu camino de la vida.

UNO. Mantente conectad@

Cuando nos sentimos adolorid@s, vulnerad@s y afligid@s, por lo general tendemos a escondernos dentro de nuestro caparazón, como una forma de protegernos del entorno que nos rodea.

Sin embargo, como una persona a la que todavía se le dificulta en cierta medida compartir sus dolores, te aseguro que después de mucho, he logrado comprender que contar con el apoyo de otras personas es vital para superar nuestras pérdidas de mejor manera.

Aunque no te sientas cómod@ hablando de tus sentimientos en circunstancias normales, es importante que los expreses cuando estás atravesando un duelo, pues compartir tu pérdida puede hacer que la carga del dolor sea más fácil de llevar.

Eso no significa que todo el tiempo tengas que hablar sobre el tema. El alivio también puede provenir de estar rodead@ de personas que te aman y que se preocupan por ti.

La clave es no aislarse.

DOS. Cuídate

Cuando estamos atravesando un duelo, el estrés de la pérdida suele agotar rápidamente nuestras reservas energéticas y emocionales; es por ese motivo que resulta indispensable poner en marcha el autocuidado, y estar atent@s a nuestr@s necesidades físicas y emocionales.

Comprendo que cuando atravesamos circunstancias adversas, puede ser difícil concentrarnos en nosotr@s, es por ello que a continuación te comparto algunas acciones que podrían serte útiles en momentos de necesidad.

Primero y antes que todo, enfrenta tus sentimientos, tan sencillo como eso, y a la vez tan complicado.

Puedes intentar reprimir el dolor, pero no podrás evitarlo para siempre y de alguna manera se manifestará en tu vida, ya sea como un desequilibrio emocional, de salud física, e incluso en algunos casos derivará en abuso de sustancias y comportamientos autodestructivos.

Habita el dolor

Una vez que has enfrentado tus sentimientos, encuentra una manera creativa para expresarlos.

Si has perdido a un ser querido, podrías escribir una carta despedida donde incluyas todo lo que sientes por su partida, lo que no dijiste, lo que dijiste y lamentas haber dicho, todo, todo lo que creas necesario.

O, simplemente escribe sobre lo que está sucediendo y lo que te pasa en torno a ello en tu diario o bitácora de vida.

Haz un álbum de recortes o de fotos en el que celebres la vida de ese ser querido; dibuja, pinta, publica un homenaje en tus redes sociales, haz lo que nazca de tu alma.

afrontar la pérdida
Exprésate sin limitaciones ni vergüenzas.

Haz un esfuerzo por realizar actividades placenteras que formen parte de tu rutina diaria.

El retomar las actividades que te alegran, te interesan y te entretienen, puede ser de gran ayuda a la hora de superar la pérdida y facilitar el proceso de duelo.

Conserva lo que te hace bien.

No permitas que nadie te diga cómo debes sentirte, ni te lo digas tú mism@.

Cómo ya lo hablamos en las primeras líneas de este relato, tu dolor es tuyo, y nadie más está en condiciones de juzgar cuándo será el momento de “seguir adelante” o de “superarlo”.

Es válido tener momentos de enojo y de rebeldía; está bien llorar a gritos y quedarte en silencio; puedes reír y tener momentos de paz y sosiego; está bien dejar ir el dolor cuando tú estés preparad@.

Permítete sentir lo que sientas sin avergonzarte ni juzgarte

Ten presente que, al pasar el tiempo te encontrarás con disparadores del duelo. A qué me refiero… es importante que te prepares para aquellos momentos de la vida que puedan despertar recuerdos y sentimientos relacionados con tu pérdida.

A veces los aniversarios, las vacaciones, una fiesta, un lugar especial, pueden despertar nuestras emociones y pegar justo en la herida; si esto te sucede no te reproches, vívelo, siéntelo y sé consciente de que es completamente normal.

Si compartes estos momentos con otras personas que también sufrieron esta perdida, habla con ellos antes del evento, previendo lo que podría suceder, y acuerden estrategias o rituales para honrar a su ser amado como parte de la ocasión.

Sé paciente con tu propio proceso.

Y, recuerda que eres un ser integral. Dale atención a tu cuerpo físico y a tus necesidades de alimentación, ejercicio y descanso.

Si te ocupas de cuidar tu salud física te aseguro que te será mucho menos desafiante el afrontar las emociones que te despierta la pérdida.

Y por favor, evita a toda costa caer en la tentación de intentar adormecer tu dolor o levantar tu estado de ánimo recurriendo al uso del alcohol u otras drogas. Esto podría resultar en una solución momentánea, y convertirse en un problema muy grande a largo plazo.

TRES. Busca ayuda

afrontar la pérdida

Cuando el dolor no se va…

Si ya has vivido alguna pérdida importante en tu vida, como la muerte de un ser querido, te habrás dado cuenta de que el duelo varía en su nivel de intensidad a medida que pasa el tiempo.

Es normal que todas esas emociones difíciles que te habitan, se vuelvan menos intensas a medida que comienzas a aceptar tu pérdida y a retomar tu vida cotidiana.
Sin embargo, si no te sientes mejor con el paso del tiempo, o si sientes que tu dolor empeora, por favor no lo ignores.

Debes estar consciente de que la tristeza por la pérdida de un ser querido probablemente nunca desaparezca del todo, pero debe dejar de ser el centro de tu atención en algún momento del proceso.

Así que, si el dolor es tan constante y severo que te impide reanudar tu vida y te sientes como si estuvieras atrapad@ en un intenso y constante estado de luto, puede ser que estés sufriendo de una condición conocida como duelo complicado, e incluso estés al borde de caer en depresión.

Para que puedas diferenciar entre un proceso de duelo normal y uno complicado

De manera que puedas tomar las acciones necesarias, te comparto a continuación algunos síntomas que pueden acompañar un duelo complicado:

Sentir intensa melancolía y añoranza al pensar en ese ser querido.
Pensamientos e imágenes intrusivas de tu ser querido a lo largo de todo el día.
Negación de la muerte o sensación de incredulidad, pensar constantemente que no pasó.
Imaginar que tu ser querido está vivo.
Buscar a tu ser querido en los lugares que frecuentaba.
Evitar todas las conversaciones, objetos y lugares que te lo recuerden.
Furia extrema o amargura que aflora en cuanto piensas o hablas de la pérdida.
Sentir que la vida está vacía, que no tiene sentido.
Sentir una intensa sensación de culpa.
Incapacidad de volver a realizar tus actividades normales en cualquier ámbito de tu vida.
Y, si la muerte de tu ser querido fue repentina, violenta o extremadamente estresante y perturbadora, este duelo complicado puede derivar en un trauma emocional y psicológico e incluso en un trastorno de estrés postraumático.

Así que, si la pérdida que has sufrido te ha dejado sintiéndote impotente, luchando con emociones perturbadoras, recuerdos, angustia y ansiedad que no desaparecen ni bajan de intensidad, ha llegado el momento de tomar otras medidas.

No te quedes sol@

Ya que el duelo puede ser algo muy solitario y de hecho es personal, puede ser un buen primer paso el de unirte a un grupo de apoyo. Compartir tu dolor con otras personas que han experimentado situaciones similares a la tuya puede ser de mucha ayuda.

afrontar la pérdida

Y, finalmente, pero no menos importante, busca ayuda profesional. Según como evalúes tu situación genuina y honestamente para tus adentros, elige hablar con un terapeuta, un counselor o un coach especializado en procesos de duelo.

Nota importante. Si ya eres coach y has elegido especializarte y trabajar con procesos de duelo, permanece atent@ a los signos y síntomas para que sepas cuándo es momento de derivar a tu cliente a otro profesional.

Este es un tema bastante delicado y del cual tenemos mucho de qué hablar, sin embargo, espero que esta breve y nutrida aproximación sea de ayuda para tu vida.

Y si estás atravesando por un proceso de duelo, deseo de corazón que estas pautas en algo alivien tu camino de retorno a la calma.

Te abrazo fuerte y espero leerte pronto.

Gracias por leerme.

Autora:
Cristina Navarrete Landázuri
(Cris Del Viento)
Coach ontológico y escritora.
Redactora en Axon Training.

banner inteligencia emocional

AXON TRAINING

2 comentarios


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

  • Gracias por compartir estas palabras, hoy tienen un sentido diferente, como Coach certificada en Axon en septiembre 2020, mi estar siendo de una manera única y diferente a partir de la pérdida física de mi mamá, en forma imprevista… sacude mi alma y permite sostenerme a partir de la palabra generando otra posibilidad de tenernos…gracias nuevamente

    • ¡Hola Silvana!
      Gracias por dejarnos tu comentario y por leer nuestro blog. Te damos nuestra mayor fuerza y te acompañamos en este momento, gracias una vez mas por haber confiado en nosotros.

× ¿Quieres un Ebook gratis?